Igualdad: No es oro todo lo que reluce

Igualdad

Un hombre estaba harto de tener que ir a trabajar todos los días y que su esposa se pudiera quedar en casa. Quería que ella viera por lo que él pasaba todos los días, así que rezó:

«Señor: Yo voy a trabajar cada día, durante 8 horas mientras mi esposa se queda en la casa tranquilamente. Quiero que ella sepa por lo que tengo que pasar todos los días, entonces permíteme cambiar de cuerpo con ella por un día. Amén».

Dios, en su infinita sabiduría le concedió el deseo al hombre. A la mañana siguiente, se despertó como mujer. Se levantó, hizo el desayuno para su cónyuge, despertó a los niños, sacó su ropa para ir al colegio, les dio desayuno, empacó los almuerzos, los llevó al colegio, volvió a casa, recogió la ropa para la lavandería y la llevó. En el camino paró en el banco a hacer un retiro y fue al supermercado a comprar víveres.

Entonces regresó a casa, guardó los víveres, hizo los cheques para pagarlas cuentas y cuadró la cuenta del banco.

Limpió la caja del gato y bañó al perro. Para entonces ya era la 1 P.M. y corrió a hacer las camas, puso la ropa sucia en la lavadora, sacudió, aspiró, lavó el baño, barrió y trapeó el piso de la cocina.  Salió corriendo a recoger a sus hijos en el colegio, y tuvo una discusión con ellos de vuelta a casa.

Sacó leche y galletas para los niños y los organizó para que hicieran las tareas. Puso la tabla de planchar y se puso a planchar mientras veía televisión. A las 4:30 empezó a pelar papas, lavar las verduras para la ensalada, adobó la carne, y puso el arroz a cocinar. Cuando su cónyuge llegó preguntando por la comida, ésta ya estaba lista y servida.

Después de comida, limpió la cocina, lavó los platos sucios, sacó la ropa de la lavadora y la puso a secar. Bañó a los niños y los acostó. A las 9 P.M. estaba exhausto aunque no había terminado todavía sus quehaceres, se fue a la cama donde estaban esperándolo para hacer el amor, lo cual logró hacer

sin quejarse. A la mañana siguiente se despertó e inmediatamente se arrodilló al lado de la cama y dijo:

«Señor, yo no sé yo qué estaba pensando. Estaba muy equivocado al envidiar a mi esposa por poder quedarse en casa todo el día. Por favor Señor, por favor, vuélvenos a cambiar».

El Señor, en su infinita sabiduría, contestó: 

 «Hijo mío, creo que has aprendido la lección y será un placer para mí volver las cosas a como estaban antes. Sin embargo, vas a tener que esperar nueve meses. Anoche quedaste embarazado». 

Esto es lo que pasa por buscar la igualdad  😈

M. Superiora

13 Respuestas a “Igualdad: No es oro todo lo que reluce

  1. Le está bien empleado…

    Pero Madre, si hubiese igualdad realmente, estas cosas no pasarían 😐

  2. Sor Casiopea lleva usted muchísma razón, y sino que se lo pregunten a Sor Cargas Familiares, que por cierto está muy perdida últimamente. Seguramente su ausencia se debe a la desigualdad que existe 😉
    Bendiciones celestiales 😉

  3. SorCargas Familiares

    Gracias por acordarse de las misiones, querida Hermana. ¿Vería usted conveniente (las cargas son importantes, y la desigualdad considerable). enviarme al P. Cardenas y al P. Juan para que curso rápidito de «concialiación»?

  4. Eso de tener Hermanas pioneras en las misiones es estupendo, 🙂 yo voy a meter baza para convencer a la M. Superiora de que no sea sólo un curso rápido. A ver si podemos conseguir al menos 250 horas con sus prácticas correspondientes y lo convertimos en “curso de experto” (La SorCitroen seguro que está de acuerdo) Por mí irían para allá todos los curas y hasta el mismísimo cardenal! :mgreen:

  5. Ya de paso, 😳 que me den a mi otro cursillo de emoticones :mrgreen:

  6. Pero vamos a ver hermanas no se me aceleren que yo estoy un poco confundida.
    Sor Cargas familiares no la entiendo, ¿quiere usted un curso de conciliación para conciliar a las cargas y la desigualdad?, pero si esas ya están unidas desde que nacen 😉

    Sor Casiopea, ¿curso de expertos? como se nota que lleva usted la formación en las «manos» 😉

    Lo del curso de Emoticones si que me parece una buena idea, vamos que yo también me apunto 😉

    Bendiciones Celestiales

  7. SorCargas Familiares

    Propuesta de «taller de simulación» para el plan de formación.

    … Un buen día, el P. Juan, en plan buenecito, le está friendo unos huevos para el desayuno Sor Citroen.
    De pronto, la sor entra en la cocina y a grito pelao le dice:

    «Cuidado … CUIDADOOOOOOO! ¡¡NO ME LO PUEDO CREER!! ¡Pon un poco más de aceite! ¡POR DIOS! Estás cocinando demasiados al mismo tiempo… ¡DEMASIADOS! Dales la vuelta… Dales la vuelta ¡AHORA!
    Necesitamos más aceite. ¡POR DIOS! ¿DÓNDE vamos a conseguir MÁS ACEITE?

    Se van a PEGAR ¡Cuidado…CUIDADO! ¡Te he dicho que CUIDADOOOOOOO!
    ¿¿¿Pero qué haces??? ¡¡¡Que se rompeeeen!! ¡¡Pero mira la yema!!
    ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ DIOS MÍOOO!!!!!! ¡NUNCA me haces caso cuando cocinas! Nunca………. ¡CUIDADO! Que saltan, ¿es que no lo ves?

    ¡¡¡¡ Se está manchando toda la cocina!! PERO BAJA EL FUEGO y dales la vuelta ¡POR DIOS! ¡TRATA DE DARLES LA VUELTA! ¿Estás LOCOOOO?
    ¡Usa la CABEZA!
    ¿HAS ECHADO SAL??? Échales sal. Sabes que sieeeeeeempre te olvidas de la sal. La sal. La sal. USA LA SAL POR DIOS ¡¡¡LA SAAAAAAAAAAAAAAAAAL!!!

    El P. Juan la mira con asombro:
    – Pero ¿se puede saber qué coño te pasa? ¿Crees que no sé freír un puto par de huevos?

    Sor Citroen responde tan tranquila:
    – PARA QUE TE ENTERES DE LO QUE ES CONDUCIR CONTIGO!

  8. Pobre Sor Citroen, ahora entiendo porque ha tenido que irse de retiro espiritual, ni saben freirle un huevo y encima durante estas últimas semanas ha tenido que llevar a las visitas al P.Juan en su coche . Esto es un caso más de desigualdad 😦

  9. Estos humanos están locos. Nosotros los gatos llevamos mejor la igualdad aunque nos llaméis animales. Pero me ha gustado eso de que te preparen galletitas, leche, … miau!!
    Tengo que decir que yo estaba «de paso» por la alacena de la cocina cuando no pude evitar oír esa conversación que comenta Sor Cargas Familiares, tengo que decir que parecía histérica …

  10. Wiskas, conque de paso por la alacena ehhhh… desde luego es que te gusta meter los hocicos en todos lados 😉

  11. Me parece muy bien que la SorCitroen estuviese todo lo histérica que quisiera y más simulando lo que el P. Juan hace continuamente con el coche. Me parece también estupendo que SorCargas Familiares reproduzca la situación y que Wiskas dé fé del histerismo de la SorCitroen…
    …Ahora, por lo que no paso es por esta costumbre que se está volviendo tan habitual de reproducir palabras mal sonantes. Sí, lo de lavar bocas se me da de maravilla,tanto para bien, como para mal. Así que arreando, ya saben que quedan convocados el P.Juan y la SorCargas Familiares (sin metro, eso que se pierde) al despacho de la M.Superiora. El agua, el jabón y la lejía les están esperando…

  12. Pingback: Hoy me cuidan el P. Cárdemas y el P. Juan « Cucha que te Digo, el blog de la Sor Citroen

  13. Miau!! voy a pillar sitio para no perderme el castigo de Sor Casiopea.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s