Archivo del Autor: SorCasiopea

La percha fálica

Cucha que te cucha mantenido entre SorCasiopea y su madre “SorPerigallo”, una Sor muy Sor:

SorCasiopea: jajajaja, ¿has visto la percha de los zapatos del peque? qué barbaridad, mira lo que parece…

SorPerigallo: 😳 sí… unas tijeras… ¿no? 😳

SorCasiopea: 😯 eso, eso

 

Actualización: Con permiso de Sor Casiopea subo la foto de la percha objeto de ese cucha que te cucha.

Aviso Importante

*Visto en el Bar Fernandito. Cerro del Águila. Sevilla

Cortita conversación divina

Hombre: Dios?
Dios: Si
Hombre: Puedo preguntarte algo?
Dios: Por supuesto!
Hombre: qué es para ti un millón de años?
Dios: Un segundo

Hombre: Y un millón de euros?
Dios: Un céntimo
Hombre: Dios …. podrías darme un céntimo?
Dios: Espera un segundo.

Sor Casiopea

Lluvia con las manos

 Aunque sea un vídeo os recomiendo que cerréis los ojos y lo escuchéis 😉

Es arte para ser escuchado,

Sor Casiopea

Reflexiones espirituales XLIII

Si caminar fuera saludable, los carteros serían inmortales.

Sor Casiopea

Dos sacerdotes decidieron ir a Hawai de vacaciones

curas_playa

Estaban determinados a tomar una vacaciones en toda regla, no usando nada que pudiera identificarlos como clérigos. Tan pronto el avión aterrizó, se dirigieron a una tienda y adquirieron algunas bermudas, camisetas, sandalias y gafas de sol realmente llamativos.

A la mañana siguiente bajaron a la playa vestidos con su atuendo turístico. Estaban sentados en sus sillas de playa, bebiendo un trago y disfrutanto del sol y el paisaje, cuando una rubia despampanante ‘que mataba”, usando un bikini topless pasó caminando junto a ellos que no pudieron evitar mirarla con admiración.

Al pasar frente a ellos, la rubia sonrió y dijo ‘Buen día, Padre’, Buen día, Padre’, saludando y dirigiéndose a cada uno individualmente al hacerlo. Ellos quedaron atónitos.

¿Cómo diablos podía ella saber que estaba frente a sacerdotes?

De manera que al día siguiente, ellos regresaron a la tienda y compraron prendas aún más llamativas. Una vez más, con su nuevo atuendo, se ubicaron en sus sillas para disfrutar del sol.

Luego de un momento, la misma rubia atractiva, usando un diferente y colorido bikini topless, volvió a pasar frente a ellos, y una vez más los saludó diciendo ‘Buen día, Padre’, Buen día, Padre’ y comenzó a alejarse.

Uno de los clérigos no pudo evitarlo y dijo,

‘Un momento, señorita’ ‘Si, Padre?’ ‘Nosotros somos sacerdotes, orgullosos de serlo, pero debo saber cómo es posible que usted sepa que somos clérigos, vestidos como estamos?

‘Ella replicó, “Padre, soy yo… la Hermana Catalina !”

Sor Casiopea

Paco que mi Paco

Montaje perfecto, ¡¡conseguidísimo!!

Via Misiones del otro lado de la Comunidad