Archivo de la etiqueta: cristo

Garzón y Cristo

cristo

Está el juez Garzón, en la soledad y silencio de su despacho de la Audiencia Nacional, redactando una providencia de 400 folios, cuando, de repente, se ve interrumpido por un extraño sonido, como de alguien que chista:

– «Chisssss, chissssss»

Garzón levanta la vista de las cuartillas, pero no puede ver a nadie: está solo. Al cabo de unos segundos, se repite el sonido:

– «Chisssss, chissssss»

Perplejo, vuelve a extender la vista por todo el despacho: nada, nadie… Una tercera vez, se repite el fenómeno:

– «Chisssss, chissssss»

Se levanta de la silla dispuesto a lavarse la cara y entonces se percata de que el Cristo del crucifijo que preside su despacho ha soltado una mano y le hace gestos para que se acerque. Garzón, perplejo, se pone enfrente de él y le oye decir:

– «¿Y de lo mío, qué?, ¿Cuándo procesamos a Pilatos?»

Sobrina de Satanas González

Caricatura reversible de «El de arriba»

Ampliar foto

Cristo y Demonio

Yo se de alguien al que se le daba muy bien hacer este tipo de montajes 😉

Felicitaciones para su autor 🙂

Visto en Harpo

M. Superiora

La igualdad en los tiempos de Cristo

«Si la igualdad se hubiera puesto de moda en los tiempos de Cristo, hoy en día tendríamos un Cristo y una Crista…»

Foto perteneciente a la campaña de Blank Magazine

M. Superiora

Cristo de la Repolla

Hace unos días recibí un e-mail en el que aparecía esta foto:

Cristo de la Repolla

Me confieso, en un primer momento no pude pensar mal :opps: , pero tras pedirle explicaciones a San Google me he enterado de lo siguiente:

La Calle del Cristo de la Repolla se encuentra en Cifuentes (Guadalajara).

Se cuenta que cierto día un mendigo andaba pidiendo y llamó a la puerta de una casa habitada por una familia muy humilde del pueblo, atendiendo la llamada una anciana que lo recibió y dijo no tener mucho que ofrecerle, aunque sí una polla de las que acostumbraba a criar en su corral. Debió quedar muy agradecido el mendigo, que a la mañana siguiente la buena mujer encontró a la puerta de la casa dos pollas, además de un cristo tallado de madera sobre un crucifijo; el cristo de la repolla. Recuerdan los mayores, además, que durante la contienda civil se produjo un bombardeo aéreo que afectó a varias casas en la barriada de “el cerrete” y se produjeron derrumbes quedando en pie una pared de estas viviendas donde existía una hornacina empotrada hacia el exterior que guardaba el cristo de la repolla. La milagrosa historieta se trasmite desde antiguo entre los vecinos del pueblo de Cifuentes justificando el nombre del “Cristo de la Repolla” para una vía pública que, efectivamente, aparece en el callejero municipal, a lo que se añade el hecho de que también existe el referido crucifijo con la talla de este Cristo de tan singular advocación y que, como hemos referido, aún se recuerda alojado en su hornacina de “el cerrete”. Al margen de mantener la consideración sobre las tradicionales leyendas de milagros que cuajan entorno a la mayoría de personajes religiosos, parece tomar mayor fuerza de objetividad aquella otra versión que, justifica tan singular nombre, como un vocablo medieval transformado en la actualidad y ligado al gremio de los horneros: “la poya”. “El horno de pan cocer” era un servicio común utilizado por los vecinos y regentado por el hornero que cobraba a los vecinos por cocer el pan, lo que se llamaba “la poya”, que consistía en un tanto por ciento del peso de la masa que cada vecino llevaba a cocer. Con el producto de “la poya”, el hornero cocía dicha masa haciendo pan para venderlo a los vecinos que no amasaban, y así obtener un jornal. “La repoya o repolla”, quizás tenga explicación en el hecho de que, al igual que el hornero que cobraba por la cocción del pan, el molinero debía apartar, también, un porcentaje de la molienda. En consecuencia, el vecino contribuía doblemente para la obtención de su pan. Por lo tanto, el término “repolla”, seguramente, sea una simple falta de ortografía que la tradición ha mantenido hasta nuestros días. No está constatada la relación existente entre esta talla del Cristo y los horneros y molineros del medioevo, por lo que la denominación de la vía pública pudiera deberse a la conjunción circunstancial de dos hechos diferenciados, incluso en tiempos diferentes, cuyo resultado actual es el “Cristo de la Repolla»

Visto en la Alboraida

M. Superiora