Archivo de la etiqueta: monjas

Las hermanas masturbadoras de la caridad en Málaga

 

sorethel

En diciembre de 1840, se autorizaba la creación (merced a una especialísima dispensa del Obispo de Andalucía) del Cuerpo de Pajilleras del Hospicio de San Juan de Dios, de Málaga.

Las pajilleras de caridad (como se las empezó a denominar en toda la península) eran mujeres que, sin importar su aspecto físico o edad, prestaban consuelo con maniobras de masturbación a los numerosos soldados heridos en las batallas de la reciente guerra carlista española.

La autora de tan peculiar idea, había sido la Hermana Sor Ethel Sifuentes, una religiosa de cuarenta y cinco años que cumplía funciones de enfermera en el ya mencionado Hospicio. Sor Ethel había notado el mal talante, la ansiedad y la atmósfera saturada de testosterona en el pabellón de heridos del hospital. Decidió entonces poner manos a la obra y comenzó junto a algunas hermanas a “pajillear” a los robustos y viriles soldados sin hacer distingos de grado. Desde entonces, tanto a soldados como a oficiales, les tocaba su “pajilla” diaria. Los resultados fueron inmediatos.

El clima emocional cambió radicalmente en el pabellón y los temperamentales hombres de armas volvieron a departir cortésmente entre sí, aún cuando en muchos casos, hubiesen militado en bandos opuestos..

Al núcleo fundacional de hermanitas pajilleras, se sumaron voluntarias seculares, atraídas por el deseo de prestar tan abnegado servicio. A estas voluntarias, se les impuso (a fin de resguardar el pudor y las buenas costumbres) el uso estricto de un uniforme: una holgada hopalanda que ocultaba las formas femeniles y un velo de lino que embozaba el rostro.

El éxito rotundo, se tradujo en la proliferación de diversos cuerpos de pajilleras por todo el territorio nacional, agrupadas bajo distintas asociaciones y modalidades. Surgieron de esta suerte, el Cuerpo de Palilleras de La Reina, Las Pajilleras del Socorro de Huelva, Las Esclavas de la Pajilla del Corazón de María y ya entrado el siglo XX, las Pajilleras de la Pasionaria que tanto auxilio habrían de brindarle a las tropas de la República.

 

Visto en Curiosidades Históricas

Sobrina de Satanás González

Rebajas de última hora

Querida Madre, ayer me encontré con estas dos hermanas que aprovechaban los últimos días de rebajas, buscando alguna “ganga”.

Un beso, La Cocinera Políglota.

monjasderebajas

Veo que las hermanas de las congregaciones también han hecho lo mismo que yo 🙂

El jueves pasado salí por primera vez en todo lo que llevamos de rebajas a comprar alguna ganguilla.

Bueno pues al día siguiente viernes, se produjo este cucha que te cucha entre “Mi compi” (experta en rebajas, con hoja excel para hacer el seguimiento del gasto, y que las visita diariamente) y yo:

M. Superiora: Sabes que ayer salí por fin de rebajas 😉
Mi Compi: Venga ya.. no me lo puedo creer 😯 pero si ya no hay rebajas apenas.
M. Superiora: Bueno algo queda.
Mi Compi: ¿Y qué te has comprado?
M. Superiora: Dos pares de pantalones vaqueros por 15 euros (yo más contenta que unas castañuelas por mi compra)
Mi Compi: ¿Y qué más?
M. Superiora: Nada más 😦
Mi Compi: Vaya mierd… ¿y a eso lo llamas tú salir de rebajas? 😯
M. Superiora: 😦 😳
Mi Compi: Mira te voy a decir una cosa, para salir de rebajas hay que salir con ilusión, ¿te enteras? como hago yo… y sino no salgas 🙂
M. Superiora: 😳 😉

M. Superiora

Abajo las supersticiones

“Acabemos con las supersticiones…” eso fue lo que se dijeron nuestras queridas hermanas cuando vieron esa escalera y con dos pares de… pasaron por debajo de ella.

Ole por esas dos monjas coraje 🙂

Yo no soy supersticiosa, pero si un tanto cagona, y la verdad me lo pensaría dos veces antes de pasar por debajo, mira que si se cae la escalera, o peor aún el que estaba encima de ella 😯

¿Eres supersticioso? ¿En qué situaciones?

Top 10 de las Supersticiones

Foto vía la Cocinera Políglota

Sobrina de Satanás González

Jabones de convento

Dos curas estaban hospedados en un convento para participar en un gran evento religioso. Para no incomodar a las hermanas que residían allí, los padres salían poco de su cuarto y tomaban el baño muy tarde, a fin de no encontrarse con ninguna de las monjas. Una noche, salieron de su celda para tomar el baño. Estando allí, se dieron cuenta de que no había jabón. Entonces, uno de ellos dijo:

“Yo tengo jabones en mi cuarto, voy a buscarlos”.

Pensando en ganar tiempo y sin imaginar que pudiera aparecerse alguien a esas horas, el padre fue a buscar los jabones completamente desnudo. Ya en su cuarto, tomó dos jabones, uno en cada mano, y se dirigió al baño, donde lo esperaba el otro padre. A mitad del corredor, se encontró con tres monjas, que se quedaron perplejas. Como no había donde esconderse, el padre se pegó a la pared y se quedó inmóvil, como una estatua. Las tres hermanas se acercaron a la estatua, admirando la perfección de la obra, hasta que una de ellas llevó una mano a los genitales y tiró del miembro del padre, que, asustado, dejó escapar un jabón. La segunda monja exclamó:

“¡Madre mía! ¡Es una estatua distribuidora de jabones!”.

Las hermanas se quedaron maravilladas y, para comprobarlo, otra hermana también tiró del miembro del padre, que inmediatamente soltó el otro jabón. Entonces, la tercera monja repitió la operación, pero no cayó ningún jabón. Intentó tirar una vez más, y otra vez, y otra vez, para recibir un jabón. Y… nada.
Pero, de repente, llena de entusiasmo, gritó:

«¡CHAMPÚ, CHAMPÚ, HERMANAS!»

Sor Pistola

Infusiones de marihuana

Parece ser que algún desalmado ha tenido la ocurrencia de plantar alguna hierba extraña en nuestro huerto de infusiones. Vaya con el graciosillo… cómo le pillemos….

Pedimos disculpas por los incidentes de ayer 😛

Sor Tea

Spiderman nos hincha los…

Pues eso, que el otro día Spiderman nos hinchó unos globitos en el parque, pero nosotras pasamos de él… 😛

Sor Tea

Los huevos de las monjas

Perdiéndome por la internete me he topado con la página de un artista “The egg man” que se dedica a decorar huevos con la cara de monjitas.

Esta es la hermana Olimpia de Triatlón que por lo visto está permanentemente “en el banquillo”.

Si estáis interesados en que os hagan un huevo de estos, se pueden solicitar en esa misma página a través un correo electrónico.

M. Superiora