Archivo de la etiqueta: sevici

Protegiendo bicis robadas

Ayer por la mañana, al dirigirme hacia el trabajo, ví una bicicleta de Sevici en la C\Monzón, atada a un árbol con una cadena. Lo cierto es que me sorprendió y aunque intenté pensar que era de alguien que se hubiese visto obligado a dejarla ahí, existen dos puntos muy cercanos donde se podrían dejar, así que dejé de pensar en la buena fe de la gente. Pensé en hacerle una foto, pero ya llegaba un poco tarde.

A la salida del trabajo, ya por la tarde, al pasar por el mismo sitio, me la encuentro exactamente igual, impertérrita, implorando que la devolviesen a su hogar, a ser tratada con cariño por los usuarios de dicho servicio…, pero esta vez sí que le hice una foto.

15102009689

15102009690

Aunque todo esto no es de extrañar dado que nos encontramos con cosas como estas…   😦

Lucy

Sevici, bicis compartidas

Si es que la crisis está afectando a todo, mira que es barato hacer uso de las bicicletas públicas que el Ayuntamiento de Sevilla ha repartido por toda la ciudad… pero no hay muchas personas que toman la bici de dos en dos 😯

Estas fotos fueron hechas el mismo día, y hubo de diferencia entre en una y otra menos de cinco minutos.
sevibici1

En esta foto no se ve bien pero en la que tengo yo se puede apreciar que el de atrás lleva una cara un tanto extraña, vamos de que lo está pasando muy mal o muy bien 😈

sevibici2

Que digo yo que esto puede ser de las causas por las que suele haber tantas bicicletas estropeadas ¿no?

Tengo que deciros que a esta pareja la estuve siguiendo con la vista durante un rato, y estuve todo el rato rezando para que no se cayeran… menudas eses hacían 😯

M. Superiora

Sevici y mi odisea

Monja bici en Sevilla

Sevici es un servicio de bicicletas de alquiler impulsado por el Ayuntamiento de Sevilla. Yo soy una de las abonadas y la verdad hasta ayer estaba encantada. Por el momento el único problema que había tenido era el no encontrar bici en las estaciones o el no poder aparcarla por no haber aparcamientos disponibles.  Pero vamos algo esperable.

Os cuento lo que me pasó ayer, cogí una primera bicicleta en la estación que hay al lado de Torretriana y cuando ya la tenía fuera de la borneta, me dí cuenta de que le faltaba uno de los manguitos del manillar. Como había más bicicletas diponibles decidí cambiarla, así que cogí una segunda bicicleta, y cuando me puse a pedalear me dí cuenta de que el manillar y el asiento estaban torcidos. Logré enderezar el manillar pero el sillín no pude, así que cogí mi tercera bici.

Cuando llegó el momento de necesitar el pito, pude apreciar que no tenía, por lo que en la próxima estación, la del World Trade Center volví a cambiarla. Tras seleccionar la cuarta bicicleta, observé que la canastilla que llevaba delante estaba rota y colgando. Volví a cambiarla por otra, la quinta y me puse en marcha.

Cuando todo parecía que iba bien, la cosa volvió a torcerse, cada vez que ponía la marcha 3 y daba unas cuantas pedaladas, sin hacer nada, se pasaba a la marcha 2. Seguí hasta la proxima estación la que hay en la Barqueta y vi que había una sóla bici, así que dejé la que llevaba y saque la que había, mi sexta bici. Siguiendo con mi racha de mala suerte, la cadena estaba fuera 😦 por lo que la dejé e intenté desbloquear la quinta que había dejado un momento antes. Cual fue mi sorpresa, cuando la máquina me dijo que no podía sacar ninguna bici debió a que ya tenía una en mi poder.  Miré a ver si la última que había dejado, la sexta, no la había enganchado bien, pero si que que estaba bien enganchada.

Llamé cuatro veces al teléfono de información 902 011 032 y no hubo forma de contactar con nadie, siempre me salía un ordenador que me decía que fuese marcando números en función de lo que necesitaba y pasado un rato me cortaban la llamada. Después me enteré de que los domingos no hay personal trabajando. Si miras en su página web, en la cabecera pone que el servicio de atención al cliente es de 7h00-21h00, pero no dice nada de que los domingos no hay servicio.

Bueno “el de arriba” quiso hacer un milagrico, y que el único mantenedor y reparador de bicicletas, que había ayer domingo trabajando estuviera por allí.  Le conté lo que me pasaba y me dijo que el no podía hacer nada, que el sólo se dedicaba a arreglar las bicis. Le pedí por favor que tomara nota de lo sucedido,  que el era testigo de que la bici estaba enganchada y que no había forma de sacarla, y me dijo que intentaría notificarlo a la central en cuanto pudiera.

Dada la situación tuve que volver a patita a casa, y con una sensanción muy desagradadable, el tiempo seguía corriendo y mi cuenta bajando 😦  (Primeros 30 minutos de uso: Gratuitos, 1ª (transcurridos los 30 min. gratuitos): 0,50 Euros

Además, el pensamiento que corria por mi mente era: “Mira que si llega alguien y consigue llevársela, ¿cómo demuestro yo ahora que yo deje la bici?…”

En cuanto pude entrar en Internet, consulté mi cuenta y ví que no aparecía ninguna bici asociada a mi cuenta. Pensé que a lo mejor el problema era de la máquina de la estación, pero no era así.  Hoy me he enterado que los datos que el volcado de los datos en internet no es inmediato. De hecho hace un rato he mirado y la cosa seguía igual.

Esta mañana me he acercado a un chico que tenía abierta una de estas máquinas de leen las tarjetas y le he contado mi caso. Me ha dicho que volviera a llamar al de información 902 011 032 , y que si quería que me atendiera directamente una telefonista, marcara el 20. 

Se supone que a partir de las 7 de la mañana ya debería de haber personal, sobre las 8:30 he hecho mi primer llamada, y al igual que ayer una vez seguidos los pasos que me indicaba el ordenador me han vuelto a cortar. Una hora después he vuelto a llamar y en el momento que he oído el ordenador he marcado el “20” y por fin he podido hablar con una teleoperadora, llamada Marta.

Tras contarle lo sucedido me ha dicho que hasta las 2 no se incorporá el mantenedor y reparador de bicicletas que tomo nota de lo sucedido, que si el verifica lo sucedido y la bici se encuentra en la borneta en la que la dejé ayer, pues que me desbloquearan la tarjeta.

¿Y si la bici no está?,  ¿me debería haber quedado a dormir al lado de la bici?, ¿y si este chico no confirma que fue testigo de que la bici estaba enganchada?, ¿y si no me hubiese encontrado con este chico?… Menuda sensación de impotencia.

Vamos que me veo pagando una bici que no tengo, las horas que se supone que ha estado en mi poder,…¿y las  llamadas que tuve que hacer al 902, quien me las paga?,…

Espero que todo esto tenga un final feliz.

Actualizado: Al final de la mañana de ayer volví a llamar y me dijeron que la incidencia ya estaba solucionada. Aleluya

 M. Superiora